Deja tu Comentario

El equipo de Neoclassical Chees estará encantado de que opines sobre nuestro trabajo, de la Web, que mejorarías y cualquier cuestión relacionada con el Ajedrés.
Deja tu comentario aquí abajo:

Descárgate la Aplicación Gratuita

Descárgate la Aplicación para móviles de Ajedrez Neoclásico

Entra en tu tienda online de Android, Iphone o Windows y busca la aplicación escribiendo en el buscador de aplicaciones “Ajedrez Neoclásico” o bien “Nc chess”

Encontrarás tres aplicaciones: Pulsa en la tercera (BASIC) y descárgate tu aplicación gratuita para jugar al Ajedrez Neoclásico.

Screenshot_2015-08-18-17-27-02

 

 

 

 

 

 

 

 

Si quieres puedes descargarte las aplicaciones Estándar o “The Suite”

 

 

El ajedrecista de la Plaza Mayor (“Fantasmas”)

Ajedrecista arco-iris de La Plaza Mayor (adaptación de “Fantasmas” ) ©

Autor: Jaime Fernández de Bobadilla

Hay fantasmas. Yo los he visto. A veces son ramas de árboles o cortinas o sombras. Otras, cobran forma humana. Entonces tienen ojos, boca, corazón… Los fantasmas existen.
Y conste que no me refiero a los clásicos de cadena y sábana, ancestros que corretean por los pasillos, almas en pena, viejos enemigos rencorosos que habitan el limbo y juegan la misma partida de ajedrez una y otra vez…
No me refiero a esos, no… Ni siquiera, si es lo que estás pensando, a los que se instalan en las aristas íntimas o en la articulación de la rodilla para estar presentes a cada paso, debajo de la primera piel invadida… Ni siquiera a los que extienden cheques al portador al tiempo y se cobran los servicios en presente o repiten actos pasados en calidad de halografía de firma, provocando recuerdos indeseados porque hablan, gritan, gimen, aman a destiempo y recubren el tiempo y lo matan en presente simple.
No. Tampoco voy a contarte de esos otros que deshabitan el corazón. Viajan sin billete por el pasillo del alma estropeada como pieles rojas sigilosos y se instalan en aquellos que ignoran que no vuelve lo perdido, que el tiempo viaja siempre en la misma dirección y que, cuando ayer perdieron, eran lo que todavía son.

No hablo de los que habitan entre la boca y la voz.
No hablo de los que cantan y, en la mar llamamos sirenas.

Hablo de fantasmas de verdad que tienen forma. Existen. Viven. Sé lo que digo. Los he tenido al alcance de la mano. Los he visto con mis propios ojos. Escucha…

Ha entrado enero de frío azul. Sin contraventanas. A golpe de calle y “¡Mierda! he salido sin abrigo”. Es decir, frío de verdad para temblar. Voy calle Mayor arriba un día cualquiera. Un poco distraído o concentrado en el frío y los pasos. Llego al mercado de San Miguel. Escaparates bonitos. Ultramarinos y botellas y barras de bar. Tomo unas copas de vino con un par de amigos bajo los arcos neoclásicos de la Plaza Mayor. No tantas como para ver fantasmas pero sí para reír a carcajadas por cualquier cosa. Me despido. Ando calles estrechas.

Es entonces cuando lo veo. Reflejado en un charco reciente. Un fantasma vestido de arco-iris que se desliza y deforma, objetos y personas. Pasa junto a mí. Me susurra al oído tres jugadas de ajedrez. Dice que es Capablanca o Alekhine o Fischer. Mide las palabras. Me mira a los ojos. El espectro sonríe un poco malévolo, embruja, gira, baila la calle desierta. Lo sigo hasta una plaza. El viento mueve su pelo arco-iris. Crece volátil. Corre y, al fin, desaparece tras una esquina de Huertas.

Te estarás preguntando si busqué a mi fantasma. Claro. Claro que lo busqué. Todas las tardes. Lo busqué como un loco. Quería verlo y oír, una vez más, su voz. Pero nada. Nada. Luces, gente, alboroto y calles desiertas de espectros.

(…)

fantasma

Hoy es, no sé, creo que jueves. Cae la semana y con ella, el alma cuesta abajo de tantas partidas de ajedrez casi iguales que parecen la misma. Cruzo los arcos de la Plaza Mayor. Estatuas. Mareas de gente. Terrazas. Ventanales asimétricos. Fachadas pintadas.

En un lado de la plaza, una mujer guapa rodeada de chiquillos. Sujeta dos palos unidos por cuerdas. A sus pies, un cubo de agua jabonosa. A su lado dos sillas y un tablero de ajedrez. Sumerge las cuerdas y las alza en el aire. Así renace, perplejo, transparente, vestido de arco-iris, un fantasma. La mujer me mira, sonríe en carne y hueso, lo toca con el dedo y el jugador arco-iris se sienta frente al tablero.

Hay fantasmas. Yo los he visto. A veces son ramas de árboles o cortinas o sombras. Otras son pompas de jabón.

Si quieres jugar, sólo tienes que tocarlas con el dedo…

Screenshot_app

[1]

Resumen

Introducimos el ajedrez Neoclásico, una evolución del juego del ajedrez y, creemos que, esencialmente la única posible que soluciona el problema de la influencia excesiva del ordenador en la apertura, preservando al mismo tiempo la integridad y la historia del juego.

Todas las reglas son idénticas a las reglas del ajedrez. La única diferencia es que el juego comienza en la posición inmediatamente posterior a las primeras tres jugadas completas de una partida tomada al azar, justo antes del inicio del juego, de la práctica magistral reciente. Elegir la posición inicial de esta forma y continuar como en el ajedrez clásico constituye el juego más cercano al ajedrez clásico que elimina el problema mencionado más arriba y reconcilia la variabilidad necesaria de la posición inicial con la conservación de la herencia y tradición del juego clásico.

A diferencia del ajedrez960 (también llamado ajedrez Fischer-Random), la historia y tradición del ajedrez clásico se preserva por completo, y más aún, las preferencias contemporáneas de apertura y su evolución se integran de forma natural en el nuevo juego. Como resultado de esta ligera modificación en la forma en que comienza el juego del ajedrez, se produce un gran impacto en el estudio de la apertura, con una cascada potencial de beneficios para el mundo del ajedrez: un incremento sustancial de la parte del juego que constituye una lucha sobre el tablero, que creemos que es lo que está en realidad en juego, un aumento de la competitividad en el ajedrez de élite con una disminución del número de tablas precoces, un aumento del disfrute de los aficionados al ajedrez y espectadores, una extensión del conocimiento e historia completa del juego del ajedrez a todos los jugadores, un juego más variado e inagotable para el aficionado con dedicación y un aumento predecible del valor económico de invertir en una carrera profesional de ajedrez.

Finalmente, pensamos que cambiar al ajedrez neoclásico puede muy bien aumentar el bienestar de los profesionales y jugadores de élite. El ajedrez Neoclásico es una alternativa válida para el ajedrez de competición del futuro y, al mismo tiempo, el Ajedrez clásico y Neoclásico pueden coexistir armoniosamente y reforzarse el uno al otro, resultando en un aumento significativo del potencial del mundo del ajedrez.

(…)

 

 

3     la propuesta: ajedrez neoclásico

Proppongo una nueva forma de jugar al ajedrez para hacer frente a todos los problemas previos. No se trata de una simple variante del ajedrez, sino de una evolución del ajedrez completa en sí misma. Aspira a ser una alternativa al juego tal y como lo conocemos para al ajedrez competitivo (para ser más preciso, cualquier nivel de ajedrez en la cual una preparación de aperturas específica para un oponente puede ser importante), también para aficionados de todos los niveles para los cuales el ajedrez es una afición duradera, no casual. Sin embargo, tal como también describiré, tanto el ajedrez Neoclásico, como el ajedrez Clásico pueden coexistir armoniosamente. Utilizamos de forma indiferente “ajedrez neoclásico” o “Nc chess”. En el presente artículo, evitaré todas las formalidades y presentaré de forma intuitiva la formulación y las conclusiones. Para una descripción más precisa del ajedrez neoclásico, todos aquellos lectores a los que les guste la estadística o las matemáticas, por favor, vean el artículo técnico.

3.1    formulación del problema

Intentaremos repensar el asunto en términos de primeros principios.Asumimos que el ajedrez clásico es el ideal absoluto, pero que, tal como mencioné, las últimas décadas de estudio de las aperturas y más tarde la preparación de aperturas asistida por ordenador han comprometido en la práctica su interés como un actividad humana competitiva…

(…)

 

 

3.2    solución del problema: ajedrez neoclásico

Definimos el ajedrez Neoclásico de profundidad D como la siguiente forma de jugar

Una partida de ajedrez donde los jugadores comienzan la partida a partir de una posición obtenida después de D movimientos completos legales (D movimientos del blanco y D del negro), que se obtiene a partir de una partida real escogida con un procedimiento aleatorio (justo antes de comenzar la partida) de una base de datos de todas las partidas relevantes del juego magistral (humano) contemporáneo. 

Esta es una solución general que satisface todas las condiciones detalladas más arriba. Esto se verifica en el artículo técnico. En particular, las nuevas e importantes condiciones 4 y 5 ahora se satisfacen: las que habilitan al ajedrez Neoclásico como una evolución del ajedrez.

Aún más, hemos estudiado cual debe ser el parámetro D más pequeño (el menor número de jugadas) que produce suficiente aleatoreidad para obtener la posición con la que se inicia el juego. De esta forma estaremos lo más cerca posible del ajedrez clásico y conseguiremos resolver el problema: el juego lo más cercano posible al ajedrez que equilibra el peso de la apertura (excesivo en el ajedrez clásico si lo comparamos con las demás fases del juego) y lo fundamenta en la acumulación de conocimiento a largo plazo, no en pura memorización de variantes.

Esta cuestión puede parecer principalmente empírica, pero la forma en que los humanos con suficiente talento juegan las aperturas tiene propiedades estadísticas muy estables. Después de estudiar esta cuestión en el artículo técnico, hemos encontrado que la profundidad 3 (empezando en el movimiento 4 del blanco) es la solución óptima. La profundidad 4 no es mala, pero se coloca innecesariamente lejos del ajedrez clásico.

En consecuencia con solo tres movimientos de profundidad aleatorizando posiciones obtenidas del juego magistral humano, surge un juego muy similar al ajedrez: el ajedrez Neoclásico.

La paradoja de aumentar la profundidad en el ajedrez Neoclásico es que cuando el número de posiciones posibles aumenta suficientemente, el valor de memorizar preparaciones para esas posiciones disminuye rápidamente, tal como ocurre en el ajedrez 960. La sorpresa es que con una profundidad pequeña (3 jugadas) se consigue el equilibrio deseado: el carácter y libertad del juego clásico se conserva, y la forma en que se estudia la apertura cambia radicalmente: creemos que para mejor.

Un descubrimiento crucial de nuestra investigación es el hecho afortunado [1] de que se consigue el objetivo con profundidades muy pequeñas. Las posiciones iniciales del ajedrez Neoclásico son con frecuencia aquellas de las grandes aperturas de hoy (Española o Nimzoindia), o en otros casos una o dos jugadas más allá (como en la Francesa o la Siciliana), de forma que ninguna de esas posiciones es demasiado forzada o condiciona en exceso el estilo del jugador, ni hacen que el jugador se encuentre sin quererlo jugando la idea táctica o estratégica concreta de otro. Esto es importante para la calidad práctica y el atractivo del ajedrez Neoclásico como solución.

 

We have also found, and describe in the companion paper [FNc], an important conclusion: Neoclassical chess is “essentially” (i.e. except minor and more complex variations) the unique solution that verifies all the conditions we want.

Para los matemáticos, la unicidad tiene una importancia teórica capital. Para nosotros y la comunidad de ajedrecistas, la unicidad del ajedrez Neoclásico como solución, es crucial. Sabiendo que es la única solución facilita las cosas: significa que es la única alternativa potencialmente satisfactoria al ajedrez clásico para los jugadores de ajedrez.

 

 

 

 

Primer Torneo de Ajedrez Neoclásico (Neoclassical chess)

El torneo más fuerte del siglo en Madrid ha contado con la colaboración de Miguel Martínez, un creativo muy creativo, autor del elegante cartel del torneo y de muchas otras cosas; Ángel Bujalance, informático que programa lo imposible con talento y paciencia a toda prueba; Luis Blasco, árbitro del torneo, que encuentra soluciones a problemas sin solución y es capaz de estar en varios sitios a la vez haciendo varias cosas a la vez y hacerlas todas bien y "last but not least" Jaime Fresno, nuestro jefe de prensa del torneo, que además de saber escribir y comunicar como nadie, ha sido el imprescindible maestro de ceremonias, poniendo orden con firmeza y amabilidad cuando había que ponerlo y marcando el ritmo del torneo como un director de orquesta.

Además, queremos agradecer la colaboración de la Federación Madrileña de Ajedrez y la Federación Española de Ajedrez, que nos han cedido desinteresadamente material de mucha calidad y nos han dado su apoyo institucional. También al Club de Ajedrez de Linares y, muy especialmente, al Club 64 Villalba que nos ha prestado mesas, ordenadores y un proyector y, mucho más importante, el apoyo y el esfuerzo desinteresado de muchos miembros del club como los fotógrafos Abel Gonzalez Arroyo y Jorge Bardanca Bello y los árbitros Fernando Arauz Alonso y Salvador Palomino Menendez. Gracias también a Jose Perez de Tudela, Petya Simeonova, Pilar Masedo y Luis Espinosa por su importante ayuda durante el torneo.

Terminaremos dando las gracias al Maestro Internacional Alejandro Moreno Trujillo, siempre con la sonrisa puesta, por sus chispeantes comentarios de las partidas y a Federico Marín Bellón que, fuera del tablero, se portó como un amigo. 

 

Fdo: Nc chess partners

      

cartel-torneo-neoclassicalchess
      
      

RESULTADOS EN CHESS-RESULTS    
          


TORNEO MASTERS

http://chess-results.com/Tnr168012.aspx?lan=2

Grupo B

http://chess-results.com/Tnr168013.aspx?lan=2

Primer torneo de ajedrez Neoclásico

PRIMER TORNEO DE AJEDREZ NEOCLÁSICO

La primera edición del Masters “Neoclassical chess” (ajedrez Neoclásico), un torneo de ajedrez cerrado que reunirá a la élite del ajedrez español, tuvo lugar el sábado 9 de mayo en el Hotel Holiday Inn Madrid-Bernabéu. Participan Francisco Vallejo, número 1 español y campeón mundial sub 18 en el 2000, otros cuatro grandes maestros (GM) y tres maestros internacionales (MI) jugarán el torneo. Este es el torneo más fuerte de los últimos años en en Madrid, con un ranking medio de 2.557 puntos ELO. El Masters “Neoclassical chess” de Madrid reunió a algunos de los mejores grandes maestros españoles después de Vallejo en el ranking nacional: Iván Salgado, David Antón, Miguel Illescas, y José Carlos Ibarra, además de los maestros internacionales Daniel Forcén, Ángel Espinosa y Anna Matnadze.

Gabriel Fdez. de Bobadilla, director y promotor del torneo, ha inventado Neoclassical chess (ajedrez neoclásico) cuyos detalles se pueden ver en esta web. El árbitro del torneo, que también forma parte del equipo organizador, será Luis Blasco de la Cruz, Árbitro Internacional de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Los jugadores se enfrentaron por sistema de liga a una vuelta y en la modalidad de ajedrez rápido, con un ritmo de juego de 20 minutos por ajedrecista más un incremento de cinco segundos por movimiento ejecutado. El Masters “Neoclassical chess” (ajedrez Neoclásico) de Madrid incorporó además una competición paralela de jugadores madrileños amateurs experimentados (grupo B).

La competición comenzjó el sábado 9 de mayo a las 9:45 horas. Las partidas se siguieron en directo desde la página web del torneo.

La Federación Madrileña de Ajedrez y la Federación Española de Ajedrez colaboro desinteresadamente con la cesión de material de juego y apoyo institucional.

SEDE DEL TORNEO:
HOTEL HOLIDAY INN MADRID-BERNABÉU
Plaza de Carlos Trías Bertrán, 4, 28020 Madrid
FECHA: Sábado 9 de mayo, desde las 9:45 horas
DIRECTOR DEL TORNEO: Gabriel Fdez. de Bobadilla Osorio
COORGANIZADOR Y ÁRBITRO PRINCIPAL: Luis Blasco de la Cruz
COMENTARISTA : Alejandro Moreno Trujillo (MI)
RANKING MEDIO: 2.557 puntos ELO
CATEGORIA: XIII

Jorge Luis Borges y el ajedrez

El ajedrez

Jorge Luis Borges

I

En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.

Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.

En el Oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la Tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

II

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y de blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonía?

Ajedrez neoclásico: Gabriel Fernández de Bobadilla e Iván Salgado

El inventor de Neoclassical chess (Gabriel Fernández de Bobadilla), entrega el premio al ganador del Masters (Iván Salgado)

inventor-y-ganador

 

El ajedrez Neoclásico tiene su origen en la necesidad de hacer frente al impacto que el ordenador ha tenido en el ajedrez en la fase de la apertura, tanto durante el entrenamiento como durante las partidas, que ha convertido un problema ya existente en uno mayúsculo. La preparación de aperturas consume para el profesional y el amateur una gran parte del tiempo de preparación y muchas veces se convierte en una ardua tarea memorística destinada sobre todo a evitar la sorpresa desagradable de una línea preparada y menos a adquirir conocimientos sobre las ideas principales de cada variante. Por supuesto queda poco tiempo para entrenar el medio juego o el final o para disfrutar de las partidas magistrales. Durante una buena parte de la partida se pierde la espontaneidad y la identidad del ajedrez como lucha del intelecto y como deporte, basada necesariamente en el desempeño en partida viva (“Over the Board” o “OTB”). Muchas veces nos encontramos rebuscando en la memoria cuál era la jugada buena en una posición determinada, en vez de aplicar sobre el tablero lo que sabemos de ajedrez.